Las Noches de Lis 2017: Victoria Mesonero

Este próximo sábado, 29 de julio, la Terraza de Lis acogerá el concierto de Victoria Mesonero, dentro de la octava edición de “Las Noches de Lis”: conciertos al aire libre a cargo de artistas que ofrecen completos y variados repertorios de estilos musicales en un ciclo que denominamos “Summertime”.

20170729b

La salmantina Victoria Mesonero es un una cantante que se acompaña de su piano. Tras su paso por diversos proyectos como colaboradora, en 2010 llegó el momento de que diera pasos en solitario con una banda potente que la acompañase en sus conciertos, así nació su proyecto con su propio nombre “No cantes Victoria”. Esto fue el pistoletazo de salida para que Victoria viviera varios momentos muy importantes en su carrera musical colaborando con otros artistas nacionales del momento como Virginia Labuat o apareciendo en prensa, programas de radio y televisión como “Salamanca es así RTCYL8”, USAL TV, Los 40 Salamanca, A Vivir (Cadena SER) y “Tres Acordes Rock Show”.

Tras lanzar el primer disco “A-Love”, Victoria resulta ganadora de varios premios: Concurso de Bandas para la apertura de la USAL en 2011 y 2012 y primer premio musical en el concurso de Jóvenes Creadores de Salamanca 2012. Además en 2012, se le brinda la gran oportunidad de actuar en la Sala B del CAEM y más tarde en la Plaza Mayor de su ciudad en las ferias y fiestas, convirtiéndose éstos en los dos conciertos más importantes en su carrera musical. En 2013, Victoria siguió estudiando piano a la vez que continuó sus estudios de canto, graba su primer videoclip “Cinnamon” y preparó el lanzamiento de “Iris”, su segundo disco. Victoria Mesonero siempre tuvo claro que lo suyo era estar encima de un escenario. No en vano, cuando apenas levantaba un palmo del suelo pasaba el rato escuchando temas funkys con su padre, el verdadero impulsor de que hoy, a sus 21 años, tenga entre sus manos su primer disco.

Esta joven pianista y cantante salmantina decidió dar un paso más en su carrera jugándose el todo por el todo. “Decidí que quería ser yo y comprobar si mi música le podía gustar a la gente. Por eso me animé a componer mis propios temas, además de realizar versiones de artistas como Aretha Franklin, Sade, Beyonce, Stray Cats o Weathers Girls, siempre llevándolas a mi terreno e intentando que la gente escuchara algo diferente a lo que están acostumbrados”, reconoce antes de agradecer a su profesor de piano, Chema Corvo, que le diera ese empujón final que necesitaba. “Me animó a aprovechar el hecho de que canto y toco el piano para lanzarme en solitario con este proyecto, a pesar de todo el sacrificio que conlleva”.